Filipenses 3:14

prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Compartir